Café con Leche y Willie Colón: espectacular concierto en California

Café Con Leche protagonizado por Willie Colón en anfiteatro Shoreline, San Francisco, California. Foto: Anayansi Rivas.

Por Anayansi Rivas

Estados Unidos – Café con Leche y Willie Colón,  junto a  Los Hermanos Rosario, Héctor Acosta “El Torito”, Los Hermanos Flores, Fulanito y más, se dieron cita este sábado 15 de julio en el Anfiteatro Shoreline de la ciudad de Mountain View, en el Área de la Bahía, San Francisco, California.

El espectáculo dio inicio a las 5 de la tarde y finalizó a las 11 de la noche, los miles de seguidores disfrutaron sin parar de bailar cada presentación, para muchos al ver a los Hermanos Flores dijeron sentir alegría y se trasladaron en mente, corazón y alma a El Salvador.

Durante varias horas, los asistentes se deleitaron con todos los éxitos entre ellos: “Cepilla Cepilla con Fulanito, seguido por los Hermanos Flores con varios temas en especial “La Bala”, Héctor Acosta con “Mi gran Amor” y concluyó Willie Colón con el tema “El Gran varón”.  

Las altas temperaturas que golpean el estado Dorado, no fue motivo de ausencia para disfrutar de la música latina que pone a bailar a todo público, y se tuvo un atardecer espectacular que dio color al evento.

Willie Colón, su verdadero nombre William Antony Colón Román, es compositor, cantante, arreglista y mucho más, nació en Puerto Rico, es uno de los pioneros de la salsa desde los años 70’s e innovador de otros géneros musicales.

Cabe destacar que la Revista Billboard 2015, nombró a Willie Colón como uno de los 30 artistas latinos más influyentes de todos los tiempos.

Los cuscatlecos con mucho orgullo ondearon la bandera de El Salvador. Foto: Anayansi Rivas.

Así cerró la noche del sábado en el anfiteatro Shoreline,  y no faltaron los que ondeaban la bandera de su país como: El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Colombia, Venezuela, México, entre otros.

La felicidad que sentían los cientos de salvadoreños presentes al compás de la música, para otros se volvió nostalgia al extrañar al pulgarcito de América que los vio nacer.