Resistencia Indígena: 500 Años de Dignidad y Lucha

Imagen: Cortesía de los pueblos indígenas de El Salvador.

Por Milagro Orellana

El Salvador, Tecpan Izalco – Las comunidades indígenas de El Salvador, incluidas las naciones nahuas, poqomanes, chortís, lencas, xincas y chorotegas, a través de un contundente comunicado expresan su resistencia contra los invasores y su compromiso con la defensa de sus territorios ancestrales.

En el mensaje, dirigido a los pueblos indígenas de Abya Yala, afrodescendientes, la sociedad salvadoreña y las comunidades del mundo, narran la llegada de los invasores al sagrado territorio de Muchizalco.

“Conforme a las profecías de los antiguos sabios, las órdenes partieron desde Tecpan Izalco: los pueblos serían abandonados, las mujeres, ancianos y niños buscarían refugio en las montañas, mientras los guerreros se prepararían para enfrentar al enemigo en Acashual (actual Acajutla)’, expresan en el comunicado.

“Los Izalcos, armados con macuahuits, lanzas de güiscoyol y vestimenta tradicional, formaron un único ejército bajo el mandato de Tunantzin y Tuteku. Este ejército se movilizó hacia el sur para defender su territorio ancestral, en una lucha que se ha prolongado por cinco siglos.

“Los líderes de la resistencia recordaron a los mártires, desde el tata Aquino en 1833 hasta los abuelos de 1932, que sacrificaron sus vidas en esta lucha. El espíritu, comparado con el sacrificio de Nanahuatzin, continúa vivo y su legado de resistencia sigue vigente.”acotaron los dirigentes campesinos.


Imagen: Cortesía de los pueblos indígenas de El Salvador.

Por otra parte, en el comunicado expresan una rotunda condena al régimen de excepción que vive El Salvador, el cual ha criminalizado la pobreza y reafirma la resistencia frente a los ataques contra el patrimonio cultural y la memoria histórica.

“La comunidad indígena se posiciona como la raíz de la sociedad salvadoreña, reclamando su autonomía y declarando que sus territorios les pertenecen”, sostiene en el escrito.

 


Imagen: Cortesía de los pueblos indígenas de El Salvador.

Asimismo, se resalta la cosmovisión indígena que no separa a la naturaleza de la humanidad. La lucha por la vida, en su totalidad, es un compromiso integral que incluye la solidaridad con las luchas ambientales y con las organizaciones afectadas.

Finalmente, hacen el llamado a la unidad de la sociedad salvadoreña para participar en las luchas por la vida, más allá de diferencias ideológicas y partidarias. Se subraya que la palabra florida, símbolo de la sabiduría ancestral, seguirá viva pese a las amenazas.

El comunicado concluye: “A la patria del criollo le decimos que no reconocemos a nadie más que a nuestros pueblos. Estamos aquí, armados con la voz de la razón, la palabra florida y la grandeza de nuestra sabiduría”.