23 febrero, 2024

Disney pausó los estrenos de las películas en los cines de Rusia a consecuencia del conflicto militar

Foto: Cortesía.
Redacción Voz de la Diáspora

Rusia – Disney informó que ha cancelado los estrenos de sus películas en los cines de Rusia, debido a las acciones militares en contra de Ucrania. La compañía dijo que apoyará a las organizaciones que trabajan con los refugiados ucranianos.

Por lo que la empresa de entretenimiento indicó que sus más recientes materiales y los de su filial Pixar, como Turning Red, tampoco serán parte del catálogo que los residentes rusos podrán disfrutar. Disney se solidariza y está dispuesto en apoyar las acciones humanitarias en Ucrania.

Foto: Cortesía.

Sin embargo, Disney explicó que la decisión es temporal y su permanencia dependerá de cómo evoluciona el conflicto en Europa del Este en las próximas semanas, y se espera un acuerdo de paz que ayude a la ciudadanía ucraniana y disminuya la tensión en el mundo.

“Tomaremos decisiones comerciales futuras basadas en la evolución de la situación”, dice el comunicado oficial de la empresa que por la magnitud de la crisis ha decidido respaldar a las asociaciones que trabajan en llevar ayuda urgente a los que tuvieron que abandonar sus casas.

Foto: Cortesía.

Es así que otras empresas se han unido al apoyo que está brindando Disney, entre ellas: Apple Pay y Google Pay que ya dejaron de funcionar en la nación, como una forma de rechazo a la invasión rusa en su país vecino. El servicio de los bancos también fue discontinuado en los medios de pago de VTB Group, Sovcombank, Novikombank, Promscvyazbank y Otritie.

Por lo tanto, los clientes ya no podrán usar ninguna de las tarjetas emitidas por los bancos rusos que fueron afectados por las sanciones a los sistemas de pago basados en los gigantes tecnológicos de Estados Unidos, como Apple y Google.

Foto: Cortesía.

El viceprimer ministro de Ucrania, Mykhailo Fredov solicitó a las compañías norteamericanas un paso más grande y que suspendan el acceso a la App Store en Rusia y la venta de dispositivos electrónicos.

La petición del ministro ucraniano significaría la decadencia de varios servicios en el territorio ruso y la afectación de un mayor porcentaje de la población civil que son los más vulnerables a sufrir las consecuencias del conflicto militar.