4 febrero, 2023

La naturaleza y su entorno es la inspiración de sus obras, la artista salvadoreña Ana Sonia Sutra, radicada en Francia

Para mí, la obra plástica de Ana Sonia Sutra es dulce y llena de sentimientos, es detallista pero además deja en quien la perciba un sentimiento de paz.

Por Ramón Rivas

Cultura – Les ofrezco, para que disfruten, la obra pictórica de Ana Sonia Sutra, salvadoreña, que, desde su estudio en Toulouse, Francia, valiéndose de sus capacidades expresivas y percepción del medio que le rodea, sus percepciones vividas en Asia, Latinoamérica y Europa, y sus propios deseos decir algo pintando, ha sabido crear   y recrear obras que capturan así también representan la naturaleza representada en flores y árboles, pero también montañas, la fuerza, la belleza, en fin, ese medio que le rodea.  

Ella me dice: “Estar inspirada es un estado de ánimo. El ‘declic’ puede ser el estar rodeada de gente que le gusta el arte, la ocasión de aprender de un maestro, pero también la visita a un museo, las revistas de arte.

Ana Sonia Sutra / pintora salvadoreña

Cuando estoy inspirada, observo diferente los paisajes de la campiña o del bosque, pues busco inmediatamente los planos, la luz y los contrastes.  Rápidamente mi mirada selecciona los troncos de los árboles que muestran el pasar del tiempo.  Observo con admiración la forma del ‘ramage’ de algunos árboles. Trato de adivinar cómo suspenden las hojas de las ramas. 

El agua de los ríos y su sonido me interceptan el reflejo de la vegetación o del cielo en el agua tranquila me apasionan.  Me inspiran los atardeceres y amaneceres con colores vivos. El brillo del sol en las nubes.

Observo con interés los rostros y sobretodo las miradas…, Y me continúa diciendo, pero ahora basándose en sus viajes: “He visto y tocado elefantes, incluso los he montado. Es un animal inteligente y misterioso, de una gran belleza. Por eso he hecho 3 pinturas de ellos, de las cuales guardo una en casa para mi colección privada. 

Igual he pintado pájaros. Desde pequeña siempre he vivido con loras y pericos pues a mi mamá le encantaban. Y luego el destino hizo que tuviese en mi propio hogar mi propia lora, mis pájaros y mi perico.

La gente quizás vió en mi alguien que sabía ocuparse de estos animales y estando en El Salvador acepté una lora y unos canarios. En Tailandia me pidieron guardar un perico amarillo y pericos australianos que cuidé mientras viví en ese país. Por eso sin duda busqué fotografías de guaras, de loras de gabón o del lindo ‘rouge gorge’ para pintarlos en acuarela.  Me gustó dibujar sus patas y garras. El plumage siempre es un reto.

He pintado por encargo las lionas. La persona que tomó las fotos en África del Sur me dio a escoger entre ellas y un león y sin pensarlo mucho las escogí a ellas.

Me inspira pintar la naturaleza. Pintar en el lugar o con la fotografía en mi estudio.  He pintado (siempre en acuarela) la vegetación de un jardín en el sitio en una o dos tardes, el mar y las montañas sestanda en un ‘transat’, un árbol de almendro en la playa estando sentada en la arena. Estas pinturas hechas en el lugar las realizo sin dibujo previo o trazando apenas algunas formas…”

Pero como todo artista ella también se vale de los medios tecnológicos que ofrece el momento, me dice; “utilizo mucho mi cámara y la uso con dos objetivos, para fotos de recuerdo o como base de inspiración.

Los cocos que más tarde me inspiraron para una acuarela son un ejemplo.

He pintado, utilizando una de mis fotos y siempre en acuarela; gatos, una pintura inspirada de una mamá gata con su cría y, dos otras tomadas de fotos de revistas.

He pintado orquídeas de mi jardín en Tailandia, y otras… Luego de forma autodidacta me inicié en el acrílico y aprendí a trabajar la transparencia del vidrio y a manear la pintura.

Una vez en El Salvador en el 2016 inicié la formación en acrílico en el CENAR con el profesor Tadeo.  Esto para decir que la transparencia del vidrio me ha inspirado en varias ocasiones. Y como resultado he reproducido al acrílico algunas obras.

Las flores como los tulipanes, el lotus, la buganvílea, la flor de lila y las rosas serán siempre un sujeto de inspiración pues me atan à recuerdos.

El óleo lo aprendo prácticamente de forma autodidacta bien que recibí algunas nociones con el profesor Polío en el CENAR. Con este medio trabajé nuevamente la transparencia del vidrio con un bodegón, y el paisaje inspirada de montañas tailandesas.

Actualmente continúo con el retrato. Un tema que me gusta mucho y del cual tuve una formación en dibujo especialidad retrato con el Arquitecto Francisco Artiga en El CENAR.  Mi producción de retratos, todos originales, mi hija una de mis más fieles inspiraciones, la que hice con lápices de colores sobre papel acuarela y con sépia sobre ‘cartón entoilé’, mi autoretrato al igual que el retrato de una niña tomando como modelo una foto en color de un libro hechos con grafito.

En el periódico también he encontrado personajes que me interceptan, como la novia marroquí y la sembradora de arroz ambas obras las realicé en acuarela. Los monjes tailandeses también me inspiraron viviendo en Tailandia. Tomé fotografías de algunos, pero no fueron lo suficientemente buenas por lo que opté por las fotografías de libros, niños africanos en acuarela etc.

Actualmente estoy haciendo un retrato al óleo utilizo dos modelos diferentes para mi inspiración. Al mismo tiempo descubro el pastel. Con una segunda obra en progreso yendo por el camino fácil, utilizo como soporte la pintura de un método para aprender esta técnica. Me ha inspirado las regaderas en zinc. Como tengo costumbre en estos casos, realizo modificaciones y no sigo el paso à paso”.

A muchos que nos gusta ver y sentir el arte plástico nos atraen algunos pintores y llegamos hasta tener preferencias, así cuando pregunto a Ana Sonia sobre sus preferencias me dice: “Renoir pues creo utilizar tonos cálidos como él los utilizó y que aplico a mis retratos.

Ewa Karpinska acuarelista polonesa y Jean-Louis Morelle acuarelista francés, à quienes he seguido desde hace muchos años…”

Ana Sonia Sutra, ha sabido disfrutar de su arte, pero a la vez compartirlo en exposiciones en diferentes partes del mundo, así, me dice: “Luego de 22 años de vivir en el extranjero regresé à vivir en El Salvador por 3 años. De finales del 2015 al 2018. El 2016 entré al CENAR

En una ocasión mostré una de mis acuarelas à mi profesor de acrílico y éste me habló del concurso de acuarela “Inspiraciones del Alma” En 2017 participé al concurso y de esa forma me di a conocer en el medio artístico.

La reproducción gigante de los “COCOS” estuvieron expuestos en el redondel Bethoven.  Luego me invitaron a participar con el miniformato para ser vendidos en una boutique de decoración en la Colonia San Benito. Expuse en el CENAR el producto de mis clases de Retrato

Mis producciones al acrílico encontraron cliente rápidamente aun cuando no eran obras originales mías

En el extranjero:

En Gabón participé en exposiciones colectivas. Y organizamos con una artista plástica un ‘workshop’ su taller donde yo trabajé ante el público “La novia Marroquí”

En Tailandia una de mis pinturas adornaba un restaurante francés. No expuse, pero me formé participando en talleres de arte y visitando galerías.

En Francia, he participado actualmente à 4 exposiciones colectivas en mi región. Y el próximo año participaré seguramente en tres siempre en mi región.

En fin, para mí, la obra plástica  de Ana Sonia  Sutra es dulce y llena de sentimientos, es detallista pero además deja en quien la perciba un sentimiento de paz.