Todo listo para celebrar el tradicional festival de la Calabiuza en Tonacatepeque

La costumbre manda a desandar las calles exigiendo el popular dulce de calabaza con miel y recitando con voz de ultratumba la fórmula ‘ángeles somos, del cielo venimos, pidiendo ayote para nuestro camino, mino, mino…’

Redacción Voz de la Diáspora

El Salvador – Este martes, uno de noviembre se realizará el tradicional festival de la Calabiuza, en el municipio de Tonacatepeque, al norte de San Salvador, una fiesta previa al Día de los Santos Difuntos, en la que se realzan los personajes mitológicos de El Salvador.

Los organizadores del festival, coordinados por las autoridades municipales, ya han hecho los preparativos de logística y seguridad para recibir a visitantes que llegan de varios puntos del país e incluso turistas internacionales.

Imágenes de archivo /cortesía.

Durante el transcurso del día se presentarán actos artísticos y culturales. Además de la degustación gratuita de ayote en miel. En horas de la noche iniciará el desfile de las carretas chillonas y personajes mitológicos. Luego se realizará la premiación a las mejores creaciones.

El municipio se prepara, no solo para recibir a los turistas con entretenidas actividades, sino también para ofrecerles la gastronomía y artesanías, entre otras creaciones con motivos de la actividad.

La Calabiuza o Fiesta del Ayote (calabaza) en Tonacatepeque y que es tomado por los espectros del folclor salvadoreño, esos personajes de leyendas concebidas para asustar, desvelar y entretener.

Imágenes de archivo /cortesía.

La costumbre manda a desandar las calles exigiendo el popular dulce de calabaza con miel y recitando con voz de ultratumba la fórmula ‘ángeles somos, del cielo venimos, pidiendo ayote para nuestro camino, mino, mino…

El escalofriante eco de alma en pena es apenas un toque dramático en la festividad, que involucra a gente de todas las edades, entre ofertas gastronómicas, desfiles de disfraces y abundante pólvora quemada.

Imágenes de archivo /cortesía

Según historiadores locales, esta tradición nació hace varias décadas en Tonacatepeque y tiene muchas similitudes con el Halloween anglosajón.

Los infantes solían vestirse de ángeles e iban de puerta en puerta con una ‘cebadera’ (bolsa tejida) y sus ‘calabiuzas’, hechas de un morro hueco y con una vela encendida dentro, cuya luz salía por diversos orificios.

Esa tropa de pedigüeños entonaba el versito de marras al son de pitazos y toques de tambor, y al final el tesoro comestible era repartido a partes iguales entre el grupo, con la complicidad de los lugareños.

Imágenes de archivo /cortesía

Sin embargo, la fiesta ganó en sofisticación, los disfraces son más espeluznantes y espectaculares, hay artistas que hacen estatuismo, y el aspecto real de algunos fantasmas y espíritus impresiona.

Los organizadores adquieren desde semanas antes los ayotes que serán endulzados con miel y servidos en grandes peroles que locales y visitantes se encargan de limpiar en poco tiempo.

El parque José María Villafañe es el corazón de esta festividad, una de las muchas maneras que tienen los salvadoreños de honrar sus tradiciones y afianzar una espiritualidad a prueba de modernidades.